Los viajes siempre resultan ser una gran experiencia de vida y así me sucedió, emprendí un viaje por dos meses a lugares de los cuales me llevo las mejores memorias y de seguro serán uno de sus destinos. Mi primera parada fue muy especial no solo iba a graduarme de un máster de cual luche como muchos que por cierto es online y te dan doble titulación como presencial, sino me di la oportunidad de conocer un lugar mágico, y cómo no llamarlo así si era arte por todos sus lados…

Gracias Barcelona por todo lo que me brindaste!

Esta ciudad me dio no solo alegrías por mis triunfos sino infinitas experiencias donde estuve con grandes amigos y conocí otros grandes que marcaron un instante de mi vida pues al igual que yo iban a graduarse, no nos conocíamos pero en pocos días hicimos fuertes lazos todos íbamos no solo con el fin de graduarnos (lo que ya era una alegría) sino de conocer nueva gente y lugares que nos hicieran sentir vivos y libres. Eramos de distintos países, conociendo a la Barcelona de la que tanto nos sugirieron no perder de vista si visitabas a España.

Durante los días previos y post a nuestra graduación nos volvimos nuestros propios guías turísticos conocimos La Iglesia de La Sagrada Familia un patrimonio que tenia que estar en primera lista dentro de nuestra guía, un templo impregnado de arquitectura de la que solo podía tener un autor y es era sin duda Antoni Gaudí el arquitecto de Dios, es así como lo llamaban porque siempre fue un hombre muy cercano a Dios. Después hicimos un viaje por el estilo modernista de la Casa Batlló que nos dejaba Gaudí, wow! todo el encanto de esta casa era algo que solo estando ahí puedes comprender, te dan un audio y un celular con el que mientras escuchas la historia de su arquitectura puedes ver enfocando la cámara del celular cómo era la casa anteriormente. Es una sensación de viajar por la historia además de sentir que cada pared construida tenia su sentido y su fin. Su estilo es como sentirse dentro de un submarino!

En la noche rematamos nuestro día como decimos aquí viendo el atardecer en la en la plaza de Carles Buïgas nos posamos en frente de la Fuente Mágica de Montjuic, un espectáculo que no se deben perder, millones de combinaciones de agua e iluminaciones con una música de fondo que te relajaba completamente, uno quedaba hipnotizado hasta su último momento. 

Al día siguiente de nuestro gran momento hicimos un paseo por el Parque Güell llamado así en honor al conde Güell, un lugar lleno de jardines y espacios arquitectónicos de los cuales cualquiera quisiera tomarse fotos a cada instante y como en todo lo bello esta presente Gaudí. Además que te ofrece un mirador de ensueño de toda Barcelona. Este parque resulta ser algo grande así que hay mucho por disfrutar y también puedes encontrar la casa de Gaudí que ahora es un museo la cual puedes visitar si quieres saber más sobre él. La entrada principal tiene una temática monumental! sinceramente es digna de una postal.

Y antes de irme y dejar estos nuevos amigos que la vida me ofreció no podía perderme he ir a Mercat La Boqueria en St Josep, un lugar súper recomendado si quieres llevarte lo más rico de Barcelona, es increíble la comida como es expuesta a sus clientes dejando con a todos ganas de comer todo lo que ofrecen, y sin duda así me paso.  Mis ultimas horas aproveche para disfrutar de la playa en la Plaja de Barceloneta que ofrece esta zona costera y que también no debes perder, sus restaurantes son un hit!  Gracias a Dios tenia un tiquete que abordar lo más pronto posible he irme jejeje porque de seguro me hubiera quedado a vivir ahí.

Solo me queda agradecer a Dios, a las personas que conocí porque me llevo los mejores recuerdos, cuatro días magníficos y sobre todo mucho de arte en mi corazón. Mi Barcelona llena de Modernismo catalán no te voy a olvidar.

Espero que les haya gustado tanto como a mi,

Con mucho amor,

ITMORENA