Finalmente el sol esta empezando a darnos la cara después de tantas lluvias. Era hora, dándole luz no solo a todos los lugares sino vida a cada rincón, es algo como un plus energético. Y mientras este decide darnos la cara por completo vale la pena intentar algunos outfit, femeninos y nostálgicos de esos que están entre el sol y la lluvia, llenos de sentimentalismo.

…de esos que digan ¡”Lavanda” es mi nombre!

Si, he dicho lavanda, no solo es una tendencia en colores de esta temporada sino que definen mi vida en este momento. Algo como “me cayó como anillo al dedo”es la perfecta descripción. Hay momentos en la vida en la que te encuentras sentimental, donde todos tus sentimientos están a flor de piel y cualquier acción que intenten sobre ti te hace frágil. Aunque no lo veo tan malo, hay que verle el lado positivo a todo, una amiga me lo enseño. Estos sentimientos me hacen sentir mas humana que nunca, más mujer y más viva, son justo ese momento donde creces mas, comprendes al extremo miles de las situaciones por las que pasas, y llegas a darle importancia hasta a lo más minúsculo que hace parte de ti.

Falda ZARA; Tacones Mango ; Bolso ZARA; top Imagine; Cinturón Velez; Sandalias Mango; Chaqueta tweed Zara

Y de todo por lo que pasas ese momentáneo tiempo te hace re-descubrirte y darte cuenta que eres una mujer  en todo su esplendor, llena de rosas de todos los colores, cada día uno diferente a veces con espinas otras simplemente bellas pero siempre rosas.

Sensibles y ejemplarmente femeninas.

Este look de verdad fue muy inspirador, muy puro y transparente como el color lavanda.. solo con las ganas de demostrarme tal y como soy, esa identidad que ninguna puede perder inclusive cuando piense que no transmites nada con tu vestimenta, claro que lo haces y por eso es importante estar consientes (aquí entre nos… hasta tus uñas hablan de ti).

Lo mejor al final del camino es que cada cosa que te pasa sea de aprendizaje o éxitos te enseñan algo en la vida, y justo eso es lo que más amo de todo lo que me pasa. Solo considera que no existe la palabra perder.. sino aprender.

Con mucho cariño,

ITMORENA